Recetar placebo es más habitual de lo que pensamos