Los merengues, confiados en la victoria