Miguel Carcaño ante el juez