El ministro Wert, enemigo de la educación