El cuerpo de Mirna, la madre de Lugo asesinada presuntamente por su hijo, estaba dentro de una maleta