Los vecinos del Delta del Ebro, llenos de picotazos por la mosca negra