Para presumir, hay que sufrir