El falso monje shaolín reconoce que golpeó y asesinó a sus víctimas