Algunos de los linces liberados en los Montes de Toledo se han desplazado hasta Extremadura y Madrid, según Iberlince