Montes, sobre ley de muerte digna