Moscú y Washington realizan el mayor canje de espías desde la Guerra Fría