Científicos asturianos dan con la causa de la muerte súbita