Nava de la Asunción, un museo en sus paredes