Un niño de cinco años, expulsado del colegio por llevar una pistola de juguete