Los niños aprenden a desarrollar su sentido del humor imitando a sus padres