El Nobel de la Paz no se exiliaría si lograra la libertad, según sus abogados