Un brote de sarampión en Nueva York lleva a su alcalde a multar a quienes no se vacunen