La OMM prevé incrementos en magnitud y frecuencia de los fenómenos extremos