La OMS pide con urgencia más médicos y enfermeras para poder atajar la epidemia