Las ONGs están desbordadas por el material recogido para los refugiados