Las ONG exigen a los líderes europeos que antepongan los derechos humanos de los migrantes a la seguridad