Voluntarios españoles y la Guardia Civil evitan otra tragedia en el Mediterráneo