La ONU prevé que la población mundial supere los 10.000 millones el próximo siglo