Obama visita una zona devastada por los tornados que causaron más de 300 muertos