Olas de más de 50 metros chocaron contra la costa noroccidental de Tenerife