Los médicos no pudieron salvar al niños de Olot porque el globo estaba por debajo de la traqueotomía