Ortega Cano, ante el juez