Un profesor malagueño cambia faltas de ortografía por kilo de alimentos