Osman, el niño afgano de siete años, con parálisis cerebral sufre una pequeña anemia