Un despiste al volante que acabó tan sólo en un gran susto