Pacientes con cáncer avanzado perciben un 9 por ciento menos dolor al ver jugar a su equipo