Pacientes con hepatitis C temen que la reducción de centros cause un "efecto embudo" en el uso de los nuevos fármacos