Paco se guardó los guantes llenos de sangre en su ropa interior después de apuñalar presuntamente a su víctima