Pagan a una bailarina epiléptica para que sufra un ataque en escena