País Vasco y Navarra, las comunidades con mayor gasto sanitario por habitante