El puerto de Palma, una nueva oportunidad para las 629 personas del Aquarius