Palma sigue la moda de otros municipios y limita el número de mascotas que se pueden tener en casa