Pamplona disfruta sanfermines y planta cara a la violencia sexista