La conferencia de Panamá se convierte en la cumbre de las ausencias