El Papa Francisco dedica la primera homilía del año a los refugiados