El Vaticano califica de "rezo" lo que otros consideran un "exorcismo" del Papa Francisco