El Papa pide el Jueves Santo que la vanidad y el mal no se apoderen del hombre