El Papa pide el fin de la violencia en Venezuela y reza por los cristianos perseguidos en Irak y Siria