El Papa dice en la Vigilia Pascual que la humanidad actual vive desorientada