El Papa afirma que solo es cristiano quien no juzga a los demás sino a sí mismo