El Papa conmemora la primera misa no en latín e insiste en que la liturgia no es sólo "una doctrina que comprender"