El Papa a los jóvenes: "No sirve una vida cómoda, sino un corazón enamorado"