El Papa invita a los jóvenes a ser santos y "tender a ideales altos"