El Papa pide la abolición de la pena de muerte