El Papa dice que el purgatorio no es un lugar del espacio sino un fuego interior